Bótox

¿QUÉ ES?

La toxina botulínica o bótox es el tratamiento por excelencia para tratar las arrugas de expresión. Esta sustancia es un complejo proteínico natural purificado que se infiltra en el rostro a través de micro inyecciones prácticamente indoloras, provocando un relajamiento temporal y reversible de los músculos o porciones musculares que originan esa exagerada y continua expresión facial.

Sus propiedades se vienen utilizando desde 1980 en el campo de la medicina, y su aplicación es común en todo tipo de arrugas de expresión como las arrugas del entrecejo, los surcos pronunciados en la frente o las patas de gallo. Este tratamiento obtiene como resultado una atenuación de las arrugas y líneas de expresión y un rostro de aspecto más relajado y juvenil. Aplicado en el contorno del ojo consigue rejuvenecer la mirada, prevenir la caída del párpado y atenuar las líneas del entrecejo.

TRATAMIENTO

La técnica consiste en inyectar en cantidades minúsculas de bótox con una aguja muy fina en los músculos del rostro cuya actividad es excesiva, para relajarlos, y así difuminar y prevenir la aparición de arrugas de expresión o suavizar las arrugas estáticas. Es imprescindible que el especialista tenga profundos conocimientos de anatomía facial y de correcta administración del mismo, ya que de ello va a depender la consecución de un resultado más natural". El tratamiento con bótox no requiere anestesia, es un procedimiento ambulatorio, que no deja cicatrices ni es doloroso.

No es necesario esperar un tiempo específico, tras la primera inyección se puede volver a realizar el tratamiento una vez hayan remitido los resultados. Sin embargo es importante no someterse al tratamiento más de dos veces al año ya que se podrían generar anticuerpos lo que nos impediría conseguir resultados en futuros tratamientos con bótox.

RESULTADOS

En general solo es necesaria una única sesión y los resultados se aprecian a partir del tercer día de la aplicación. La duración de los efectos es de entre cuatro y seis meses, momento en el cual se aconseja repetir el tratamiento para potenciar los buenos resultados, ya que la toxina actúa a largo plazo 'educando' a los músculos a que se contraigan con menos fuerza y se suavicen las arrugas.

INDICACIONES

A partir de los 30 años para prevenir las arrugas, se puede utilizar bótox. Aunque lo habitual es que los pacientes acudan a las clínicas cuando ya tienen arrugas y líneas de expresión marcadas.

error: Content is protected !!